¿Por que elegir ser técnico de telefonía?

Crecimiento exponencial de la tecnología, mayor uso del smartphone frente al pc, aumento del teletrabajo… 

Mucho se ha hablado en los últimos años sobre el crecimiento tan interesante que se ha estado originando en el mercado de las reparaciones de productos electrónicos. 

 

Incluso en plena pandemia, cuando prácticamente todos los sectores laborales se desvanecían ante la falta de actividad económica y empresarial, nuestro sector ha seguido creciendo, principalmente debido al aumento del teletrabajo y clases online. Un mundo aun más dependiente de la tecnología.

 

Es un buen ejemplo de la importancia de nuestra labor como técnicos en un mundo ultra informatizado. Pero… ¿cómo creemos que será el futuro? Claro, con más tecnología aún. Por lo que, atendiendo al sentido común, se harán necesarios más perfiles técnicos que puedan atender al aumento de los problemas tecnológicos. 

 

Y bien, llegados hasta este punto, tenemos claro que la evolución de la tecnología juega en nuestro favor. Pero, ¿por qué teléfonos y tablets? ¿Por qué no informática en general? 

 

Para responder a esta pregunta, tenemos que analizar las tendencias de usuarios de ordenadores y las de smartphones. En un estudio realizado por Statista, podemos observar como en 2017, a nivel mundial, el uso de smartphones ha superado al uso de ordenadores

Así, contando ambos sectores con buenas expectativas, nos decantamos por la especialización en la reparación de smartphones y tablets, puesto que la demanda ya es superior a la de usuarios de PC´s, y además, es un mercado aun en crecimiento. Este es el motivo por el que se hace tan interesante especializarse en la reparación de smartphones y tablets.

Fuente: www.statista.com 

  

Otro punto que juega a nuestro favor es el avance exponencial de las tecnologías. Con el paso del tiempo, vemos como las mejoras en el rendimiento y en las características de los dispositivos, implican también un aumento en la complejidad de las reparaciones. Esta complejidad implica necesariamente una formación continua por parte del técnico, para poder seguir siendo resolutivos ante los diferentes fallos. Como consecuencia, esto supone una barrera de entrada ante la aparición de nueva competencia, ya que todo aquel que desee introducirse al mercado, ha de poder acceder a ese conocimiento necesario para poder satisfacer a la demanda del sector.

¿Qué otros datos reafirman las buenas expectativas? 

– En el mundo ya existen más smartphones que personas, estamos hablando de un mercado potencial de más de 7.000.000 de dispositivos. En España, el mercado de la reparación se estima entorno a los 700 millones de euros. 

– El desarrollo y la mejora de los smartphones y tablets, conlleva mayor uso de tecnología en sus funcionalidades, y por tanto, la solución del problema requiere de una serie de conocimientos que imposibilita al usuario final poder reparar por si mismo sus terminales. ¡Ojo! ¡Que no se preocupen, que para eso estamos nosotros los técnicos! 

Profesión creada en el S. XXI, puesto que antes no existían smartphones y aunque te pueda llegar a resultar extraño, tampoco existían técnicos reparadores de smartphones. Una profesión tan nueva ofrece muchas oportunidades de crecimiento y de desarrollo profesional. 

– Los terminales cada vez tienen un precio más elevado, de modo que comprar uno nuevo cuando sufre algún daño es una opción más “dolorosa” que pagar sólo la reparación de dicho daño.

Pues bien, todos estos datos y factores no son nada sin el trabajo duro y la constancia. Ser técnico no es un trabajo sencillo, puesto que exige una actualización constante ante nuevas técnicas y reparaciones, trabajar bajo presión, gestionar problemas con clientes… 

Por tanto, realmente sí es una profesión demandada, pero esto no implica que todos tendrán el mismo éxito. Un ejemplo claro es que nosotros ofrecemos la misma formación y entrenamiento para cada alumno que pasa por nuestras aulas, sin embargo, la prosperidad solo se da en aquellos capaces de comprometerse y trabajar a diario por progresar.

El viento sopla en nuestro favor, ¿estás preparado?

Deja una respuesta