En este momento estás viendo El padre del ordenador y el logo de Apple

El padre del ordenador y el logo de Apple

Alan Mathison Turing se considera el padre del ordenador. Este matemático británico nació el 23 de junio de 1912, y murió a los 41 años, en el 1954. Entre muchas otras aportaciones a la informática moderna y a la ciencia de la computación, en especial tenemos que remarcar el descifrado de la máquina Enigma. Durante la II Guerra Mundial, se las ingenió para crear una máquina capaz de descifrar los mensajes en clave de los nazis.

La máquina Enigma fue creada por el alemán nazi Arthur Scherbius, parecida a una máquina de escribir, en la que una vez pulsada una letra, ésta era sustituida por otra mediante el uso de tres rotores internos, que obtenía como resultado mil billones de configuraciones distintas. Además, a éstas combinaciones había que añadirle el hecho de que cada pocos días, cambiaban de posiciones, haciéndolo aun más irrastreable. Éstas máquinas fueron utilizadas para transmitir órdenes codificadas a los submarinos nazis que operaban en el Atlántico. 

Turing, junto a 9.000 personas más, trabajaban para tratar de descifrar los mensajes contenidos en los códigos cifrados de los nazis. Para ello, utilizaron diferentes ecuaciones y cálculos, tratando de encontrar su funcionamiento, y por ende, acceder a la comunicación alemana. 

Entonces Turing diseñó la máquina Bombe, cuya función era buscar la configuración de los rotores de la máquina alemana, implementando cadenas de deducción lógicas. Con esta “contra-máquina” conseguirían descifrar los patrones de comunicación, y con ello, decantar el resultado de la guerra departe de Los Aliados.

Este hecho fue clave para decantar la balanza en el enfrentamiento, y de hecho, se estima que su invención logró acortar la guerra de dos a cuatro años. Se estima que pudo salvar entorno a 14 millones de vidas.

En la película “The imitation game – Descifrando Enigma” (Morten Tyldum, 2014), recrean como los británicos fueron capaces de descifrar la máquina Enigma, gracias a Turin y la máquina Bombe.

El primer intento de ordenador, ACE.

Una vez acabada la II Guerra Mundial, Turing se planteó el objetivo de construir una computadora que tuviera las mimas capacidades que un cerebro humano, la Automatic Computer Engine, ACE. Intervino en el diseño de este ordenador digital elctrónico, creado para resolver más de un propósito, y además, almacenar un programa en su memoria.

Fue uno de los primeros pasos hacia la creación de los ordenadores y computadoras tal y como la conocemos hoy día.

Incluso antes de la existencia de los ordenadores, Alan Turing ya pudo predecir los futuros fallos. Mientras diseñaba la máquina, definió el problema de parada, o halting problem, al afirmar que no existe ningún algoritmo general que pueda averiguar si una operación iniciada será finita o no. Él ya sabía que los ordenadores “se colgarían”. Por este motivo, cuando nuestro ordenador cae en un bucle infinito, llegamos a veces a la misma solución que es … ¡reiniciar el equipo!

El test de Turing, veamos cómo piensa esa máquina

Es un método para determinar si una máquina puede pensar, o dicho de otro modo, una prueba por la que se podría juzgar si la inteligencia de una máquina, determinando si las respuestas son indistinguibles a las de un ser humano. 

El proceso es muy sencillo: replica un juego de imitación entre un interrogador, un hombre y una mujer. El interrogador está separado de los otros dos, y sólo puede comunicarse con ellos a través de un lenguaje que entiendan.  El objetivo del interrogador es averiguar quién es el hombre y quién es la mujer, mientras que el objetivo del hombre y de la mujer, es convencerlo de que ambos son la mujer. 

En su artículo, Turing sustituye a uno de los interrogados por una máquina, y el objetivo del juego pasa a ser reconocer a la máquina. De este modo, mediante el uso de un chat, el interrogador debe determinar si habla con un humano o con una computadora.

“Una máquina puede ser llamada inteligente si logra engañar a una persona haciéndole creer que es un humano” es la conclusión de Turing.

En el año 2014, por primera vez, el chatbot de Eugene Gootsman, logró convencer a treinta jueces que estaban participando en la prueba de que estaban chateando con un niño ucraniano de trece años. 

Aunque este éxito es criticado por muchos expertos, ya que cuestionan la fiabilidad del resultado, ya que una computadora con acceso a la suficiente información sería capaz de dar respuestas sensatas a las preguntas sin ser denominada inteligente. Seguiremos atentos a cómo avanza este ámbito en las próximas décadas.

Te lo agradecemos… pero no tanto.

Cabría esperar que al bueno de Alan Turing lo vanagloriarían por ello, y sería tratado como un héroe de guerra. Pues resulta que años después, en 1952, fue detenido y condenado por homosexualidad. Aunque el juez le concedió la libertad condicional a cambio de someterse a un tratamiento de hormonas para “curarse”. Eso perjudicó gravemente la salud de Turing… ¿y a quién no?

Se cuenta cómo dos años más tarde de este suceso, tras comer una manzana envenenada con cianuro, puso punto y final a su vida, y con ello, a una de las mentes más brillantes de la Humanidad.

Y aquí es donde surge uno de los mitos sobre la creación del logo de Apple. Se contó que Steve Jobs se inspiró en este hecho para dar imagen a su marca, recreando la manzana mordida, presuntamente envenenada con cianuro. Y de esta forma dar homenaje al padre del ordenador. Sería una genial historia, si fuese mentira. Apple lo desmintió, por lo que se quedará como mito. 

El 24 de diciembre de 2013, la reina Isabel II del Reino Unido, dicta el perdón real, exonerando de todo los cargos atribuidos a su Alan Turing. 60 años después. ¿Más vale tarde que nunca?

En cualquier caso, Alan Mathison Turing es uno de los propulsores de la informática y la computación moderna, y que a pesar de todas sus aportaciones, tuvo que vivir un final trágico, como si de un vulgar delincuente se tratara.  

Esto es tan sólo un brevísimo resumen acerca de la vida de Alan Turing. Te animamos a buscar mucha más información por la web, ¡te sorprenderás! 

Fuente: San Google.